Así puedes prevenir y tratar las ulceras de presión o “escaras”

En personas con deterioro o impedimento de la movilidad física de sus miembros, tanto inferiores como superiores, el roce constante de su piel con aquellos objetos que le sirven de soporte y estabilidad, puede causarle molestias que a su vez, pueden desencadenar patologías complicadas si no se le presta la debida atención y tratamiento.

Las denominadas llagas de presión, o escaras en lenguaje coloquial, tiende a parecer en aquellos individuos con poca o nula movilidad física. En términos médicos, se les conoce como úlceras de decúbito y aparecen cuando músculos, piel y tejido blando entra en contacto con una superficie, por lo general una silla o cama.

La presión ejercida por esta posición, termina por cortar la irrigación sanguínea en la zona y a la consecuente muerte del tejido cutáneo del área, es esto lo que termina por causar la escara. Pues bien, dadas las características de movilidad de las personas con discapacidades motrices, la probabilidad de ser afectados por dichas llagas se incrementa, por ello no está demás conocer la manera de prevenirlas, antes de que hagan acto de presencia. O de atacarlas de inmediato si ya han aparecido.

Aseo

Se recomienda realizar el lavado utilizando una esponja suave en vez de aquellas del tipo exfoliante y evitar la fricción excesiva. Además, sobre todo si ya se hace evidente la posible aparición de escaras, lo recomendable es procurar alternar los baños o duchas, de forma interdiaria, esto con la finalidad de evitar que la piel se reseque aún más.

Es muy recomendable además, colocar sobre la piel crema hidratante diariamente. Para prevenir los roces innecesarios.

Movilidad

Sobre todo, para aquellos pacientes que se encuentran en cama, lo ideal es realizar un cambio de posición cada 2 horas por lo menos, evitando crear puntos de presión. No se recomienda, colocar cojines bajo las rodillas, ya que esto origina que la presión de la parte inferior del cuerpo se localice en los talones, aumentando las probabilidades de aparición de escaras en el sitio.

Primeras señales

Hay que aprender a detectar los primeros síntomas de aparición de escaras. Todo inicia con un enrojecimiento de la piel, que se irá poniendo blanquecino, hasta que la piel se agrieta, deja al musculo expuesto y si no se trata, se empieza a ennegrecer la piel, en este punto de no tratarse la necrosis, puede surgir una infección que complique la salud de la persona.

Es importante atacar las escaras, según el estadio en el cual se encuentre al ser detectada. No se curará por sí misma, así que hay que actuar de inmediato. Antes de realizar las curas, a las que hubiese lugar, es necesario liberar la presión sobre la zona afectada, para reactivar la circulación sanguínea de la misma.

Vestuario

Procura usar ropa de algodón, cómoda, fresca, holgada. Además, ni la ropa corporal ni la de cama, debe presionar en exceso a la piel ni poseer demasiadas arrugas que causen dicha sensación.

Alimentación

No descuide su alimentación, pues el exceso de peso, o la disminución del mismo, son factores que predisponen la aparición de escaras en la piel. Además es importante que se mantenga hidratado en todo momento.

Curas

Por lo general, si hay heridas abiertas, deben ser tratadas por un médico, quien además indicará el tratamiento a seguir. En sus primeras etapas, bastará con la aplicación de lociones corporales protectoras.